viernes, 10 de diciembre de 2021

Diciembre 2.021. El nadador de Zsuca Bánk

 



Hungría, 1956. Sin decir una palabra, Katalin huye hacia el mundo capitalista y abandona a su familia. Su marido, Kálmán, vende la casa y la granja y decide recorrer el país con sus dos hijos, Kata e Isti. Mientras Kálmán cae en un estado de melancolía, Kata y su hermano pequeño tratan de mitigar su desconcierto. Sólo cuando están cerca del agua, a la orilla de algún río o junto a un lago, cuando observan cómo nada su padre o cuando ellos mismos lo hacen, sólo entonces hallan momentos mágicos de ligereza y felicidad. 

Con esta novela, melódica y nostálgica, Zsuzsa Bánk ganó el premio Aspekte del año 2002 por el mejor debut en prosa en lengua alemana, y se ha convertido en una autora de prestigio.

"...Podría pensarse, y no sería erróneo, que Bánk escribe una historia de abandono y desolación dividida en doce partes y a varias voces en esta novela. Las voces de los protagonistas, incluida la madre Katalin, y de quienes les acogen, serán los narradores de esta novela triste y hermosa sobre una niñez amputada por una vida errante. Y será sobre todo la voz de Kata la que nos transmita todas estas sensaciones; la hija de Kálmán, sus refugios inventados y su preocupación por su hermano Ista que parece desarraigarse de un mundo sin escuelas en el que será la amabilidad de una de esas improvisadas familias, la que le permita aprender a leer y escribir. Conoceremos a un Kálmán herido que bucea en una foto y nada en lagos, nadar como sobrevivir, nadar como terapia, nadar como forma de respirar... sus hijos descubrirán también esto, sobre todo Ista... y le veremos enfadado, derrotado recibiendo lástima en forma de acogida para una familia hundida que ve pasar los días sin importarles, sin referencias. Sin una escuela que les ayude o enseñe, sus hijos medirán en tiempo en días que no celebran, en tardes que caen, en lugares por los que pasan... en cartas de su madre relatando sus peripecias al pasar una frontera, en su trabajo... porque sí, llegan cartas igual que llegan las historias inventadas sobre ella que parecen llenar los vacíos de estos niños..."

Nos vemos el próximo miércoles 15 de diciembre en el Centro Cultural Azarbe de Zaratán a las 2o. h. 


lunes, 15 de noviembre de 2021

Noviembre 2.021. La maravillosa vida breve de Óscar Wao, de Junot Díaz

 

Comenzamos por un autor norteamericano contemporáneo. 



El protagonista, Óscar, es un joven de raíces dominicanas que vive con su madre y hermana en un gueto de Nueva Jersey. Tras una infancia normal, “la adolescencia temprana le golpeó de forma especialmente fuerte” y Óscar se transformó en un joven desmesuradamente obeso, feo. Obsesionado por las mujeres, Óscar, un antihéroe, se enamora perdidamente de todas las que conoce, pero ninguna le corresponde.

Esta sensación de perpetuo fracaso amoroso marca su vida y le lleva a convertirse en un friki solitario con “un compromiso absoluto con la literatura de género”: ciencia ficción, cómics, literatura fantástica, Tolkien, juegos de rol. La novela comienza contando la vida de Óscar en Nueva Jersey, sus estudios, la relación con su familia, sus rarezas, sus lecturas y aficiones, sus depresivos estados de ánimo y su agobiante obsesión por el sexo y las mujeres…

Pero Óscar, según los dominicanos, es víctima de un fukú, una maldición familiar que se extiende a través de varias generaciones, aunque él no sea consciente de ella. Y esa maldición tiene su origen familiar en la historia reciente de la República Dominicana, en los años de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, que controló el país con mano de hierro desde 1930 hasta su asesinato en 1961.

Junto con la historia de Óscar, una víctima más de esa extraña pero contundente maldición, se cuentan también las vidas de su hermana Lola, su madre y su abuelo. Cuando el autor desentraña las historias familiares de varias generaciones, la novela sube en interés y en calidad, pues los aspectos históricos y sociológicos están muy bien captados por el autor, que combina un tono humorístico con otro elegíaco y costumbrista, muy logrado. Pero la novela está traspasada de un erotismo y un sensualismo avasalladores, pues el sexo parece ser la única preocupación de todos sus protagonistas, unos por sus conquistas -el narrador y las mujeres- y otros por sus ridículos fracasos -la desgraciada historia de Óscar-.

Junto con la vida en Estados Unidos de estos personajes se describe también la vida actual en Santo Domingo, la capital dominicana, a la que acuden de viaje los protagonistas para no olvidar sus raíces.

Junot Díaz cuenta todo esto de una manera un tanto deslavazada, como dejándose llevar del ritmo vital del Caribe, sin agarrarse a sólidas estructuras y dejando que la novela avance de una manera aparentemente caótica. A ello contribuye un estilo vivo y caribeño, una especie de criollo con palabras y expresiones intercaladas, propias de los emigrantes dominicanos. El narrador es un personaje cercano a la familia, un antiguo novio de Lola, que aspira a convertirse en escritor. Pero también, en ocasiones, son los propios protagonistas los que cuentan su historia, como es el caso de Lola. En este sentido estructural y estilístico, la novela despista un tanto a los lectores, pero aquí reside en parte su atrayente originalidad.


Nos vemos el próximo 17 de noviembre a las 20 h. en el Centro Cultural Azarbe de Zaratán 


viernes, 22 de octubre de 2021

SESIÓN INAUGURAL CURSO 2.021/22

 

Temas tratados:

Elección del plan de lecturas del curso. 

Tras la votación de las propuestas hechas, el programa de lecturas será: 




Nuevas actividades propuestas:

Juego de "Book Hunter"

La participación en el juego se realizará de forma voluntaria por parte de los miembros del club.

Se utilizará el Whatsapp como medio de comunicación. 

El área de actuación se circunscribirá a Zaratán y Parquesol 


Concurso de relatos

Se realizará un concurso de relatos mensual en el que participarán de forma voluntaria los miembros del club. 

El tema del relato deberá estar relacionado con la lectura del mes

Los relatos no deberán constar de más de 600 palabras

Los miembros del club elegirán de entre todos los participantes mediante votación tres relatos que se considerarán 1º, 2º y 3º clasificado en función del número de votos obtenidos



domingo, 3 de octubre de 2021

BLACKLLADOLID

 



El Club de Lectura Zaratán participó como invitado en alguna de las sesiones del primer Certamen de Literatura y Crimen de Valladolid.


Además de poder disfrutar de las interesantes conferencias que allí se ofrecieron, tuvimos la oportunidad de conversar con Dolores Redondo y Cesar Pérez Gellida, madrina y organizador del evento respectivamente, que se acercaron a saludarnos.


Repetiremos en próximos certámenes. 








jueves, 17 de junio de 2021

Junio 2.021. La fiesta de la insignificancia , de Milan Kundera

Acabamos el curso con una lectura especial, a caballo entre la novela y el ensayo.
 



La fiesta de la insignificancia es novela, pero también es ensayo, introspección y teología. Es novela porque relata las peripecias de Alain, Ramón, Charles y Calibán, cuatro amigos que viven en París, litigando con sus éxitos y sus fracasos. Es ensayo porque profundiza en el totalitarismo como fenómeno político y social, y es introspección porque su interpretación de la historia se fundamenta en la disección de las emociones humanas, no en la mera exégesis de los hechos. Por último, es teología porque se atreve a hablar de Dios y los ángeles, observando que los mitos no soportan el contraste con la razón, pero resultan necesarios para habitar un mundo repleto de misterios y paradojas.

La trama de la novela es insignificante, pues solo incluye paseos, conversaciones y una fiesta de aroma buñueliano, donde lo absurdo es una fuerza imparable que liquida los convencionalismos sociales. Kundera introduce personajes menores, que adquieren vida con unas leves pinceladas, y una divertida evocación histórica de Stalin, charlando con sus colaboradores más íntimos. El personaje de Charles rescata una anécdota pueril del dictador georgiano para especular con la posibilidad de escribir una obra de marionetas, pues la esencia del poder totalitario solo puede expresarse mediante lo cómico y disparatado. Stalin es tan grotesco como Hitler, pero la risa que nos inspira se congela al reparar en su poder. Nadie se atreve a cuestionar sus órdenes y eso le permite actuar de una forma “absolutamente personal, caprichosa, irracional, espléndidamente extraña, soberbiamente absurda”.

Cuando se atribuye la caza de 24 perdices no pretende que le crean, sino despertar temor y temblor, como el Dios del Antiguo Testamento. Su relato es ridículo, pues afirma que después de matar a 12 perdices y comprobar que había agotado la munición, se marchó, repostó cartuchos y aniquiló a las 12 restantes, que no se habían movido del árbol donde descansaban despreocupadas. Jrushchov, Beria, Kalinin y Brézhnev no exteriorizan su estupor hasta que se reúnen en un urinario. No saben que el dictador les espía mediante un orificio, regocijado por sus reacciones de incredulidad y desprecio. Solo es una broma, pero ninguno es capaz de apreciarlo. El terror que inspira el poder totalitario ha inaugurado una nueva era, que ha significado el “crepúsculo de las bromas”. El humor es lo insólito después de Auschwitz, Hiroshima o el Gulag soviético, donde el hombre deviene objeto, como demuestran los bocetos de Zoran Music, pintor esloveno y superviviente de Dachau. Los cadáveres apilados a la puerta de los hornos crematorios han sufrido una horrorosa deshumanización antes de ser incinerados.

En este nuevo período, los tiranos convierten la risa en su privilegio. Stalin se permite cambiar el nombre de Königsberg por el de Kaliningrado. Kalinin es el presidente del Soviet Supremo, pero es un hombre insignificante con problemas de próstata. Stalin se divierte con él, cuando advierte que su vejiga está a punto de explotar. Sabe que no se atreverá a interrumpirle y acabará manchando el pantalón en su presencia. Stalin imita a los dioses griegos, que combaten el tedio arrojando desgracias sobre los hombres. Königsberg es la ciudad donde Kant nació y pasó su vida. No es una mala broma asignarle el nombre de un pobre esbirro, incapaz de controlar sus esfínteres.

Milan Kundera, que fue expulsado del partido comunista checo por su oposición a la intervención soviética, ajusta cuentas con el pasado, explorando la naturaleza del totalitarismo desde una perspectiva insólita. No es menos original su visión de la mujer y el destino de la humanidad. Alain recorre París, fascinado por el ombligo de las mujeres, nuevo fetiche sexual. Los muslos, los senos y las nalgas han sido desplazados por el ombligo. El amor ya no es la celebración de lo individual e irrepetible, sino la exaltación de lo idéntico y redundante. Las nalgas de la mujer amada nunca se olvidan, pero todos los ombligos son iguales e indiscernibles, reflexiona Alain, que contempla preocupado el ocaso de la individualidad. En el siglo XXI, no es necesaria una dictadura para que el individuo retroceda, pues la banalidad puede ser igualmente dañina. Para Alain, el ombligo no es tan solo un objeto erótico. Antes de abandonarle, su madre contemplaba su ombligo con una mezcla de compasión y desdén, pues deseaba evitar su nacimiento.

Las páginas que relatan su frustrado intento de suicidio y su inesperado desenlace son particularmente intensas y sobrecogedoras. No es menos inquietante su sueño de una caída interminable con un asesino esperándola en el suelo. No es la madre de Alain la que se despeña, sino Eva, la primera mujer, y el asesino que desea degollarla pretende aniquilar el pasado, el presente y el futuro de la humanidad. Eva carecía de ombligo, pues el ombligo encarna la continuidad de la vida, no su principio. El primer coito entre Adán y Eva -probablemente, nada placentero- alumbró una especie condenada a soportar hambre, masacres, penurias y humillaciones. Kundera esboza un nihilismo agravado por la sombra de la culpabilidad. Alain exclama: “Sentirse o no sentirse culpable. Creo que todo radica en eso. La vida es una lucha de todos contra todos”. Si existe la fraternidad, no es un aspecto del paisaje cotidiano, sino una rareza.

Kundera escarnece al ser humano con la perspectiva del narrador omnisciente, especialmente durante la estrambótica y tediosa fiesta que reúne a todos los personajes, pero no desemboca en un pesimismo como el de Schopenhauer, si bien se permite bromear sobre las virtudes de la castidad. El bien existe, no es una simple fantasía simbolizada por mitos como Dios y los ángeles. El bien es reconocer la insignificancia del mundo y amarlo. “Esa es la clave de la sabiduría”. Ignoró si a los 85 años Kundera ha escrito su testamento literario, pero no es improbable. Nos deja una apología del ser, el atisbo de una metafísica y una meditación sobre el poder, el sexo y la belleza.

La fiesta de la insignificancia es una magnífica comedia que nos deslumbra con su exaltación de la vida y su ironía sobre las diferentes facetas del ser humano, que ama sin saber por qué, desea sin entender qué le mueve y espera sin albergar ninguna certeza.

Nos vemos el próximo miércoles 23 de junio a las 20 h, en el Centro Cultural Azarbe de Zaratán

lunes, 10 de mayo de 2021

Mayo 2021. La Ruzafa de Fco. Martín Moreno

 

Esta vez contamos con la presencia del autor que presentará personalmente la obra. 




Mientras Rafael Sánchez, alias “La Ruzafa”, un homosexual de avanzada edad que en su juventud había sido muy popular con su espectáculo de travestismo, se debate entre la vida y la muerte en la UVI, las tres personas que mejor lo conocieron: Almudena, su primera novia; La Argentina, su mejora amiga; y José Manuel, su amante durante casi dos décadas, rememoran en la sala de espera su vida y la de ellos mismos, tres formas distintas de sufrir la represión por su diversidad sexual.

La tensión, propia por la espera del fatal desenlace, se dispara cuando conocen que el presunto agresor de Rafael se ha entregado a la policía y uno de ellos, que parece tener información privilegiada, defiende la idea de que quizá no sea este el agresor. 


Nos vemos el próximo miércoles 19 de mayor, a las 20 h, en el Centro Cultural Azarbe de Zaratán


domingo, 21 de marzo de 2021

Abril 2021. El Hereje, de Miguel Delibes

 


La primera mitad del siglo XVI es una de las épocas más fascinantes de la historia y de la cultura españolas. Por espacio de unos cuantos años, España fue un país receptivo a las tendencias de renovación espiritual que llegaban del norte de Europa, un país libre, cosmopolita, abierto al mundo. El clima espiritual de España y de Europa en aquellos años era singularmente rico y variado. La defensa de la religión interior y del retorno a la fuente crística y evangélica que proponía Erasmo se enfrentaba con la religión de las bulas, las indulgencias y los rituales de la iglesia oficial. Por doquier aparecían tendencias místicas. El iluminismo prendió con fuerza en España.

Este es el contexto histórico donde se sitúa El hereje. La novela cuenta la vida de Cipriano Salcedo, un comerciante de pieles de Valladolid que, tras un largo proceso de desencanto con la religión oficial, acabará uniéndose al círculo "protestante" del doctor Cazalla y el noble Carlos de Seso (ambos personajes históricos) y sufrirá las consecuencias, como tantos otros, de la persecución desatada contra los herejes en 1558 y que llegó a la localidad de Villamediana.

A través de las peripecias vitales y espirituales de Cipriano Salcedo, Delibes traza con mano maestra un vivísimo retrato del Valladolid de la época de Carlos V, de sus gentes, sus costumbres y sus paisajes. El 31 de octubre de 1517, Martín Lutero fijó sus noventa y cinco tesis contra las indulgencias en la puerta de la iglesia de Wittenberg. Ese mismo día nació en la villa de Valladolid el hijo de don Bernardo Salcedo y doña Catalina Bustamante, bautizado como Cipriano. En tiempos de convulsiones políticas y religiosas, esa coincidencia de fechas marcaría fatalmente su destino. Huérfano de madre desde su nacimiento y falto del amor del padre, Cipriano contó, sin embargo, con el afecto de su nodriza Minervina, una relación que le sería arrebatada y que le perseguiría el resto de su vida. Convertido en próspero comerciante, se puso en contacto con las corrientes protestantes que, de manera clandestina, empezaban a introducirse en la Península. Pero la difusión de ese movimiento fue progresivamente censurada por el Santo Oficio.

Delibes no ha querido llevar su historia por el sendero de la discusión espiritual, sino por el de la ética. Frente a la lujuria de detalles sobre telas, modas, comunicaciones, alimentación, medicina o costumbres diversas con que nos regalan las cuantiosas y acogedoras páginas de El hereje, la riqueza y variedad de tendencias espirituales del siglo aparece apenas esbozada. El sentido de la fábula de Delibes se orienta más bien al viejo tema del altruismo contra el egoísmo, de la libertad contra la represión. El hereje es ante todo una indagación en las relaciones humanas en toda su complejidad; un canto apasionado a la tolerancia y la libertad de conciencia. Es también la historia de unos hombres y mujeres de carne y hueso en lucha consigo mismos y con el mundo que les tocó vivir; una novela inolvidable sobre las pasiones humanas y los resortes que las mueven.

Nos vemos el próximo miércoles 21 de abril, a las 20 h, en el Centro Cultural Azarbe. Zaratán